Desarrollo comunitario

El desarrollo comunitario es el proceso de aumentar la fuerza y la resiliencia de las comunidades, mejorar la calidad de vida de las personas y permitir que las personas participen plenamente en la toma de decisiones.

Las empresas miembros del ICMM se comprometen a ‘seguir mejorando continuamente el desempeño social y contribuir al desarrollo social, económico e institucional de los países y comunidades anfitrionas.’ En la práctica, se espera que vayan más allá de mitigar los impactos sociales y trabajen para crear beneficios duraderos que sustenten a las personas más allá de la vida de una mina.

Alentamos a todas las compañías de minería y metales a hacer minería con principios y hacer lo mismo.

Resposabilidad en las asociaciones
A menudo, los legados positivos de la minería provienen de programas de desarrollo comunitario que apoyan directamente la educación y la capacitación, las iniciativas de salud o el desarrollo de otras capacidades a nivel local.

Aquí es donde las asociaciones tienen un papel potencialmente poderoso que desempeñar. En su nivel más básico, las alianzas utilizan las habilidades de los diferentes sectores de la sociedad -el gobierno, las empresas y la sociedad civil- para lograr avances en temas sociales y ambientales.

Reconocemos la importancia de las asociaciones para lograr un desarrollo social y económico a largo plazo. El ICMM apoya los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, en particular las asociaciones para los objetivos (OSD 17), que requieren una mayor colaboración entre los gobiernos, el sector privado y la sociedad civil para ayudar a “desbloquear el poder transformador de billones de dólares de recursos privados”.

El conjunto de herramientas de desarrollo comunitario de ICMM brinda apoyo práctico a las empresas mineras. Ayuda a las empresas a apoyar a las comunidades locales de una manera que contribuirá a la viabilidad a largo plazo de las comunidades después de terminada la minería.

Orientación de la inversión
La inversión en áreas como salud, educación y desarrollo empresarial puede producir beneficios directos para todas las partes.

Un buen ejemplo de una compañía minera que trabaja con su comunidad anfitriona para construir un legado sostenible de la minería es MMG, miembro del ICMM, en su Mina de Cobre Las Bambas en Perú. MMG ha invertido en instalaciones de salud que benefician tanto a su fuerza de trabajo como a la comunidad en general. Las instalaciones incluyen una nueva sala de hospitalización en el Centro de Salud Challhuahuacho, y apoyo para un programa de chequeo médico.

En África, la Fundación de Desarrollo Ahafo de Newmont Ghana (NADeF) fue identificada como el mejor vehículo de inversión de impacto social en África por la Cámara de Comercio Africana de la Unión Europea. El premio reconoce la contribución que el NADeF ha hecho para mejorar vidas y apoyar el desarrollo socioeconómico sostenible en las comunidades vecinas a la mina Ahafo.

El NADeF ha buscado alcanzar el equilibrio adecuado, sin sustituir al gobierno ni ignorar las debilidades de la gobernabilidad local. En su lugar, trabaja en colaboración con las comunidades locales y las agencias del gobierno local para administrar la inversión social de la mina. El NADeF es un organismo autónomo de propiedad comunitaria con una estructura de gobernanza altamente participativa.

Las iniciativas apoyadas por el NADeF incluyen becas a los estudiantes, la construcción de bibliotecas comunitarias, la instalación de pozos mecanizados, así como la mejora de las oportunidades económicas de las personas.[hyperlink to inc eco opp article].

Alentamos a otras empresas a unirse a nosotros para apoyar el desarrollo de alianzas sólidas y beneficiosas con las comunidades anfitrionas. Las directrices encontradas en nuestro conjunto de herramientas de desarrollo comunitario pueden apoyar iniciativas de desarrollo comunitario eficaces.

Biodiversidad

La biodiversidad es la variedad de vida vegetal y animal que sustenta los sistemas y procesos naturales esenciales para la… Leer más